¿Se puede dañar la energía vital?