¿Se puede eliminar una adicción? Parte I