¿CÓMO EMPIEZA EL PROCESO DAÑINO?

Pues, todo empieza de la siguiente manera: la energía vital, como he dicho es la suministradora de energía a la célula, y eso mantiene con vida a cada una de las células. Además, gracias a que la programación que hay en su núcleo cada célula desempeña la función por la cual ha sido creada y programada, así se realiza de una manera optima, incluso hasta la autodestrucción de cada una de las células queda impresa en ella, para que cada cierto tiempo se produzca una réplica de la actual y vuelva a empezar la vida de otra célula para que reemplace la vieja.

Dicho de una forma más sencilla, es como si quisiéramos hacer una copia de un programa de nuestro ordenador, pero si no tuviéramos suficiente energía para suministrarle al dispositivo, no podríamos hacer nuevas copias y por lo tanto perderíamos la información o sencillamente, no se podría hacer otras nuevas copias del programa, poniendo así en riesgo la continuidad y réplica del programa, y además, dicho sea de paso, es el mejor de los programas que tenemos.

Por lo tanto, cuando nuestra energía vital se daña, tiene como consecuencia también el daño físico, y cuando reparamos nuestra energía vital que además como he dicha antes es también inteligente, ella misma se encarga de la reparación celular, aunque solo lo hace si se lo ordenamos expresamente.

O sea, el simple hecho de reparar la energía vital no es suficiente, ahora le hemos de ordenar de una manera inteligente y ordenada que la misma energía repare los daños causados por culpa de los agresores que nos han estado dañando durante este tiempo, e incluso podríamos decir, que hemos sido agredidos desde que fuimos engendrados por nuestro padre y madre.

Y aquí está el kit de la cuestión, el buen profesional ha de estar capacitado para saber cómo se a de reparar el daño que se nos a causado, de una manera inteligente y ordenada, ya que, en caso contrario, lo que podríamos causar es más daño o incluso gastar tiempo y energía intentando reparar una célula que es posible que ya sea irreparable, y por lo tanto estar acelerando la replicación de una célula irremplazable y desechable.

Los resultados de salutación celular, se vuelven evidentes en un tiempo, y no siempre el mismo, todo dependerá del estado de salud de la actual energía vital y del estado de ánimo de la persona, o sea, si la persona es saludable emocionalmente hablando, tendrá una mejoría evidente en poco tiempo, pero si su estado emocional está decaído e incluso llega a no creerse en absoluto que su propia energía vital puede salvar su salud, es muy probable que estemos perdiendo el tiempo intentando salvar su salud.

Es por eso qué, siempre se empieza el tratamiento haciendo una limpieza energética, tanto física como mental y emocional, para que los sentimientos tóxicos que estén influenciando en la mente de la persona, se eliminen de la memoria energética y así se tenga el campo libre para actuar sin energía mórbida de por medio.

Por lo tanto, no es lógico que plantemos un jardín en una parcela llena de escombros, espinos y malas hierbas sin antes haber hecho una limpieza del terreno y luego abonarlo óptimamente para que lo que plantemos crezca y luzca.

De la misma manera, la energía mórbida sería similar a los escombros y la mala hierba, pero con un agravante, no es solamente algo que hemos de drenar y borrar de la memoria energética, es más que eso, la energía mórbida es lo contrario a la energía vital, nos agrede expresamente para hacernos daño, esta energía es maliciosa, quiere dañarnos hasta el punto de enfermar seriamente a la persona, y a veces ocasiona daños muy graves, tan graves que hasta puede llegar a ocasionar incluso la muerte.

Es por eso por lo que no haremos nada bueno si solo reprogramamos las células dañadas, ya que, a la vez, hemos de drenar y eliminar la memoria de la energía mórbida, de lo contrario, sería como si a un aparato preparado para alimentarse de corriente a 230 V lo enchufáramos a 380 voltios, y por lo tanto, todos sabemos que el aparato sufriría daños irreparables.