¿CÓMO SE LOGRA COMUNICAR CON EL CAMPO INVISIBLE?

Al principio, cuando aprendes a comunicarte con el campo invisible, percibes que la respuesta “si” y “no” que efectúa el reflejo muscular de la persona mediante sus manos, pies, u otras partes del cuerpo, son solo actos reflejos que te indican si la respuesta de la persona es favorable a tu pregunta o no.

Más tarde empiezas a darte cuenta de que esa respuesta muscular ya la percibes incluso antes de que el reflejo muscular se pronuncie.

Y más adelante, conforme se va aumentando la sensación de percibir la respuesta pre-reflejo, te vas dando cuenta de que sus sensaciones son incluso muy cercanas a ti, y además, a veces, también percibes de la persona los sabores de lo que le está perjudicando, por eso la llamo “inteligente”.

Eso te confiere una agradable sensación de que gracias a tu colaboración estás ayudando a que la salud de una persona vuelva a recuperarse.

Para poderme comunicar más fehacientemente, diré que antes de empezar la sesión he de preguntar si su energía reconoce a la mía y viceversa, y si puedo colaborar en su beneficio, por lo que una vez conectados ambos campos energéticos, se convierte en una agradable conversación de cómo puedo ayudar a hacer que su campo energético o invisible, colabore en sanar a su campo material o visible y enfermo. Recordemos que la energía vital no hará nada por su propia iniciativa, por lo tanto, necesita de nuestra ayuda.

Por lo tanto, necesitamos ser muy imaginativos para ser eficaces, y practicar muchísimo, y así obtendremos los mejores resultados en la recuperación de la salud del individuo.

Recordemos que hemos de ser muy precisos con nuestras preguntas, ya que las respuestas solo van a ser un “SI” o un “NO”.