¿POR QUÉ EL CUERPO ENERGÉTICO DAÑA AL FÍSICO?

Para ser más precisos diré que nuestro cuerpo físico se enferma porque los fluidos energéticos no circulan de una manera eficaz para mantener sano al cuerpo, es decir, nuestro entorno está influyendo a nuestra energía vital de tal manera que distorsiona los movimientos y vibraciones energéticas, ocasionando una desprogramación y un desequilibrio que a la vez se transmite a las células que componen nuestro organismo, ocasionando así, una distorsión celular o un envejecimiento celular o un cambio de carácter celular o incluso una muerte celular en parcelas de nuestro cuerpo.

Así empieza el proceso degenerativo, la energía hace que las células enfermen, no al revés, por lo tanto, el hecho de tratar la parte celular sin tratar a la par la energética solo lograremos una ligera recuperación que al tiempo volverá a estar enferma si el entorno dañino sigue emitiendo energías mórbidas a nuestras células y así nunca se logrará una verdadera salud, sino más bien, una degeneración celular hasta que ya no se resista más las influencias dañinas del entorno y termine causando daños irreversibles en nuestras células.

A esto se le viene llamando genéricamente “enfermedades degenerativas” o “enfermedades crónicas”, y me gustaría aclarar que se las llama “crónicas” porque no se sabe como resolverlas, ya que solo se tratan desde la perspectiva física y visible.