¿QUÉ DURA UNA SESIÓN Y CUANTAS HABRÍA QUE HACER?

Pues la verdad, no puedo decir con exactitud la duración de un tratamiento ni cuantas sesiones a de practicarse, simplemente diré que la propia energía vital de la persona suele responder a esa pregunta, la energía del enfermo me responde “no” a todo lo que le propongo y eso suele ser síntoma de que ya tiene suficiente magnetismo por hoy. Y al terminar la sesión se le suele preguntar a la energía vital de la persona, cuando se tendrá que retomar el tratamiento, y más o menos cuantas sesiones necesitará.

Como ya he dicho muchas veces, es una comunicación inteligente, no se trata de lo que yo considere, no, más bien se trata de lo que la energía vital nos diga y por lo tanto hemos de estar atentos a sus respuestas no a nuestro parecer.

Pero para hacernos una idea, en un caso muy extremo, la salud de una persona con antecedentes muy difíciles, se recuperó en tan solo unas sesiones de tratamiento, habiéndole practicado “Bio-magnetismo inteligente” durante todos los días de la semana, de lunes a viernes, y como resultado pasó de ser una vela casi apagada a una ascua avivada, habiendo recuperado su salud casi perdida.

Pero bueno, vuelvo a decir, que eso no es un patrón, ya que todo dependerá del estado de salud y de lo que cada persona se deje tratar, creyéndose lo que se le está practicando.

Y eso es más importante de lo que parece, ya que no hay nada peor que ir a un profesional de la medicina poniendo en duda de ante mano, su eficacia y su conocimiento, y pensando incluso que no va a ser capaz de ayudarte, por lo contrario, si alguien pone fe en un profesional, como dice la Biblia, “la fe mueve montañas”, y si está convencido de que lo que se le va a hacer será muy beneficioso para él, con ese simple hecho su tratamiento ya ha empezado, y por lo tanto, ya tiene ganado más del 40%.

¿Y, por qué digo que se a de ejercer fe?, pues, porque estamos tratando con la energía vital, o sea, un campo invisible, y todo lo que sea invisible cuesta creer.

Si le sirve de algo al lector de este informe, le diré que a mi, al principio también me parecía algo muy raro, y al observar que había muchas personas con poca salud y que gracias a esta técnica se recuperaban, empecé a dejar de dudar y a empezar a investigar más a fondo este campo invisible, hasta tal grado de apartar un poco la naturopatía que hasta hace poco practicaba, y reemplazarla por el “Bio-magnetismo inteligente”