¿SIRVE SOLO PARA RESOLVER ENFERMEDADES?

Esto es lo que a primera vista parece, ¿verdad?, pero no es así, ya que, al poder comunicarse con el campo invisible e inteligente, se puede resolver cualquier otra cosa que no sea estrictamente la salud.

Por ejemplo:

  • Protegernos contra contagios y agresores energéticos, que nos están enfermando día a día.

Y más aún, si eres un profesional de la salud, y o si estás en contacto directo con personas, es muy probable que estés contagiándote energéticamente sin darte cuenta, por lo tanto, ese contagio te enfermará.

Aquí os doy varios ejemplos:

  • Masajista
  • Pedicura
  • Estética
  • Peluquería
  • Dentista
  • Callista
  • Estilista de uñas

Por lo tanto, el Bio-magnetismo puede ayudar para seguir ejerciendo nuestra profesión sin ser contagiado de las energías mórbidas de los demás.

  • Los deportistas que aprecian tener una excelente salud.

Normalmente el deportista no se cuida lo suficiente, y como la salud solo se aprecia cuando se pierde, es en ese momento cuando se acude a los profesionales, pero para qué esperar a que se estropee alguna pieza, lo mejor es ir reprogramando y reequilibrando la energía vital para que no se sufra un excesivo deterior corporal, ya que un deportista tiene mucho desgaste físico.

Y el “Bio-magnetismo inteligente” cuida de los deportistas, y los prepara para las competiciones más exigentes.

  • El “Bio-magnetismo inteligente” también está al servicio de la estética y la belleza.

¿Cómo?, pues ayudando a tener un cuerpo delgado y bonito, o sea, esculturizándolo “a la carta”.

¿Que significa “a la carta”?, pues, que si solo te sobra grasa de una parte del cuerpo, se puede programar la energía vital, para que solo se disuelva la grasa de esa parte, y si por ejemplo tienes arrugas en la frente, se puede programar para que se disipen dichas arrugas, y así por el estilo.

El Doctor David Perlmutter, en su famoso libro que ha llegado a ser Best Seller, titulado “Cerebro de pan”, mencionó que, si nos adelgazamos sin control, también adelgazaremos nuestro cerebro y eso es catastrófico, ya que se pueden llegar a generar enfermedades cerebrales degenerativas, y después el mismo Doctor Perlmutter pregunta, ¿te ves bien sin grasa?, y acto seguido, formula la segunda pregunta de auto reflexión, diciendo, ¿y ahora, te ves bien sin cerebro?, que bueno ¿verdad?, buena reflexión.

Pues eso nunca pasará cuando adelgazamos con Bio-magnetismo inteligente, porque la persona solo adelgazará de la zona que hayamos programado.

  • El “Bio-magnetismo inteligente” nos ayuda a saber cual es nuestra mejor nutrición.

De nuevo he de recalcar que no se trata de la nutrición estándar que todo el mundo anda distribuyendo como si fuera la panacea.

Por ejemplo, hoy se a popularizado la dieta “cetogénica” que, dicho sea de paso, yo soy un gran defensor, y además se a hecho muy famoso también el llamado “ayuno intermitente” que cada profesional lo aplica a su manera, pero ¿hay alguien que le pregunte a la energía vital de la persona si le parece bien ayunar intermitentemente y cómo quiere hacer dicho ayuno?, o ¿alguien le pregunta a la energía vital si prefiere la dieta cetogénica u otra en especial? ¿O si prefiere una dieta a medida?

Pues eso es lo que no se suele hacer, simplemente se da una pauta alimentaria general para todo el mundo y a correr, cada profesional elige una de las muchas que hay y sin preguntar si quiere o no hacer esa dieta, te la da y si no la sigues incluso recibes una bronca.

Pero, una dieta inteligente es aquella que el profesional del Bio-magnetismo confecciona y personaliza teniendo en cuenta los deseos y las necesidades de la persona, o sea, si la persona esta enferma de alguna parte del cuerpo, su energía vital seguro que acertará en la confección de dicha lista de alimentos, y seguro que incluso nos dirá hasta cuando ha de seguir tomándolos y cuando se a de cambiar a otra dieta que se volverá a confeccionar de nuevo en ese momento.

Creo que ha quedado claro que el profesional del “Bio-magnetismo inteligente” no es quien toma las decisiones sobre la salud de la persona a la que trata, sino más bien, es la “energía vital” de la persona, quien las toma, nosotros los que practicamos esta profesión, hemos de ser muy prudentes a la hora de tomar decisiones sobre la salud de otro, ya que si lo hacemos basándonos en lo que aprendimos y hemos practicado durante años, lo más probable es que sean buenas decisiones a nuestro entender, pero no inteligentes para la persona a la que estamos ayudando a recobrar su salud. Y estética.

Recordemos que la energía vitad de cada persona es quien mejor conoce lo que le conviene para que su campo visible alcance una salud óptima.

Hay un sin fin de posibilidades, donde poder usar el Bio-magnetismo inteligente, solo hace falta preguntar a nuestra energía vital o a la de otra persona si en ese campo nos puede ayudar, si la respuesta es favorable, no lo dudemos, sigamos adelante.

Las investigaciones sobre el campo invisible solo acaban de empezar, seamos optimistas, porque tenemos delante nuestro una gran cantidad de terrenos a explorar, solo hace falta una dosis de tiempo, paciencia, prudencia, y la más importante “la inteligencia”, pero no hablo de nuestra inteligencia, sino más bien, de la del campo invisible a la hora de pronunciarse cuando le hagamos preguntas, y si están bien formuladas, la energía vital irá compartiendo dicha inteligencia con nosotros los profesionales que investigamos ese campo.

Si la ciencia reconoce que del cuerpo humano – que podemos ver - se conoce poco, con cuanta más razón estamos a oscuras a la hora de investigar sobre el campo que no vemos.